¿Por qué ir al… Segundo concierto para piano y orquesta, de Prokófiev?